Fijate de qué lado de la mecha te encontrás (con tanto humo el bello fiero fuego no se ve…)

Queso ruso, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

todo-tiene-que-ver-con-todo-01

Guillermo Moreno insiste y machaca con argumentos cuando abiertamente dice que estos oligarcas son unos bestias que le sacan la comida de la boca al pueblo.

Es que si yo tengo alimentos caros, lo que me resta del salario para gastar en otras cosas es bajo, o muchas veces nulo. La mayoría de los alimentos en Argentina se producen en tierras alquiladas… En consecuencia, el precio debe ser de un importe que sirva para pagarle tanto al productor como al dueño de la tierra. Alimentos caros implican alquileres caros…  Alimentos caros implican empobrecimiento. Empobrecimiento a su vez implica un decrecimiento del mercado/consumo interno. Al no vender los productos en el mercado interno, aumentan las exportaciones, que, a un tipo de cambio alto del dólar y sin ningún tipo de retenciones hacen de este sistema perverso un negocio redondo para la oligarquía.

Y si además a esto le aplicamos ajustes brutales, tarifazos y una devaluación del 40%, el empobrecimiento se eleva a pasos agigantados, al igual que la riqueza de los verdugos del pueblo.

Comprendido esto, queda resuelta la incógnita de “a quién le conviene los precios de la comida caros“. Nos hacen quedar como locos, exagerados, fanáticos enceguecidos; inventan discusiones para generar conflictos internos; instalan temas banales para minimizar estas cuestiones de base que de ser comprendidas resultaría casi impensable que un oligarca pudiera ganar democráticamente unas elecciones.

¿Sorpresivamente?, el beneficio es para la minoría excluyente (las 1.000 familias) y no para la gente. Hoy nos gobierna la oligarquía, los Blanco Villegas que representados por Macri mantienen vigente la más feroz y nefasta brutalidad oligárquica.

Y ya ven, todo tiene que ver con todo, y la discusión es mucho más sencilla de lo que parece. No hay que andar inventando consignas ni cosas raras. La cuestión es tan simple como clara:

Oligarquía vs. Pueblo.
1000 familias vs. 40 millones de argentinos.

Juan Salvo

Anuncios