leer11

Hoy en Argentina se celebra el Día del lector y la lectora en conmemoración y homenaje por el natalicio de Jorge Luis Borges.

Esto es así desde el año 2012 en que fue sancionada y promulgada la Ley N° 26.754. Aprovechando esta “celebración” la idea es pensarnos como sujetos y sujetas lectoras. ¿Leemos? ¿Somos una sociedad lectora? ¿Cual es la importancia de la lectura?

A lo largo de la historia de la humanidad, la lectura fue una práctica utilizada por los grupos hegemónicos de poder. Pensemos que en un comienzo, desde el nacimiento de la escritura hasta la invención de la imprenta de Gutenberg en 1440, casi no había textos y los que habían eran propiedad de unos pocos, de los pocos que sabían leer y escribir. Ellos eran los dueños, y los transmisores del conocimiento. Leer no era para cualquiera, el mundo de entonces tenía un 99,9 % de analfabetos. La lectura estaba muy lejos de ser una práctica libre, democrática y socializadora. Porque saben los poderosos que leer nos ayuda a pensar y es herramienta indispensable para la continuación de nuestro proceso de aprendizaje y nuestra formación cultural, política y educativa, y porque además al Poder le conviene que los Pueblos sean ignorantes.

Como decía la escritora Graciela Montes:

“Hay una fuerza en la lectura. A los lectores en general no se los lleva de las narices. Los lectores son personas contestarías”.

Actualmente, y estoy segura en que la mayoría coincidimos en la importancia que tienen los procesos de alfabetización, sobre todo en Latinoamérica que recién en estos últimas décadas han logrado bajar considerablemente su tasa de analfabetismo, es el caso de países como Venezuela y Bolivia, durante los gobiernos de Hugo Chávez y Evo Morales. Y también estoy segura en que todos coincidimos al pensar en que Leer es unos de los más importantes Derechos Humanos.

En nuestro país desde que Mariano Moreno propuso, el 13 de Septiembre de 1810, la creación de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, el derecho a leer quedó de hecho consagrado y en 1954, Juan Domingo Perón estableció el 13 de Septiembre se reconociera como Día del Bibliotecario/a, aun así el Derecho a Leer sigue siendo un anhelo no sancionado en la Constitución Nacional.

Leer o no leer puede ser una decisión personal pero debería ser un derecho que el Estado tendría que garantizar como la educación, la salud, la vivienda digna. Porque leer nos hace mejores ciudadanos y ciudadanas, con mayor pensamiento crítico. El acceso a la lectura, a la información, al conocimiento de nuestra historia y de la palabra escrita, la democratización del saber, da como resultado, personas con mayor sensibilidad, sentido de pertenencia, más exigentes y menos permeables. Una sociedad altamente empoderada.

Actualmente, y lamentablemente, el gobierno de Cambiemos, además del desastre económico, de la violación al Estado de derecho en que nos sumerge, ha tomado la decisión de cerrar y desfinanciar numerosos programas de fomento a la lectura, así como también vemos cómo de a poco van queriendo lapidar el sistema educativo en general. Desfinanciando a las Universidades Públicas, y la situación paupérrima en la que se encuentran las escuelas primarias y secundarias. Muy común de los gobiernos neoliberales, que toman decisiones políticas en detrimento de una cultura diversa, federal, accesible para todos y todas, para imponer una cultura de mercado, con contenido vacío de valores, ni de pertenencia ni de referencia con lo propio. Esa es la batalla cultural.

Pero más allá de lo que sucede hoy en día, creo que todo lo que se hizo, que considero que fue bastante aunque siempre falte un poco, no es un techo es tan solo un piso, marca un precedente. Quedó demostrado que el Estado puede ser el mayor comprador y distribuidor de libros, Néstor Kirchner incluyó a la Conabip dentro del presupuesto nacional. Se han otorgado numerosos subsidios a las Bibliotecas populares. Se le ha dado una importancia a la lectura y al libro que yo creo que dejó su huella.

Y pienso que somos nosotros y nosotras desde los lugares que nos tocan a cada uno, los que debemos bregar por esas conquistas, y en un futuro volver a retomarlas, mejorarlas y profundizarlas entre todos y todas.

BP Joaquín Areta

Anuncios